Desde 1923 impartiendo enseñanza en áreas del comercio
Entregando conocimientos desde 1905

Folclore

El folclore comenzó a distinguirse como una disciplina autónoma durante el período del nacionalismo romántico en Europa. Una figura particular en este desarrollo fue Johann Gottfried von Herder, cuyos escritos en la década de 1770 presentaron las tradiciones orales como procesos orgánicos basados en lo local. Después de que los estados alemanes fueran invadidos por la Francia napoleónica, el enfoque de Herder fue adoptado por muchos de sus compatriotas que sistematizaron las tradiciones populares registradas y las utilizaron en su proceso de construcción de la nación. Este proceso fue acogido con entusiasmo por naciones más pequeñas como Finlandia, Estonia y Hungría, que buscaban la independencia política de sus vecinos dominantes.

El folclore como campo de estudio se desarrolló aún más entre los estudiosos europeos del siglo XIX que contrastaban la tradición con la modernidad. Su enfoque era el folclore oral de las poblaciones campesinas rurales, que eran consideradas como residuos y supervivientes del pasado que continuaban existiendo en los estratos más bajos de la sociedad.​ Los Cuentos de la infancia y del hogar de los hermanos Grimm (primera edición, 1812) es la más conocida pero no la única colección de folclore verbal del campesinado europeo de la época.

Este interés por los cuentos, dichos y canciones continuó a lo largo del siglo XIX y alineó la incipiente disciplina de la folclorística con la literatura y la mitología. A su vez, en el siglo XX, el número y la sofisticación de los estudios folclóricos y de los folcloristas había aumentado tanto en Europa como en América del Norte. Mientras que los folcloristas europeos seguían centrados en el folclore oral de las poblaciones campesinas homogéneas de sus regiones, los folcloristas estadounidenses, dirigidos por Franz Boas y Ruth Benedict, optaron por considerar las culturas nativas americanas en su investigación, e incluyeron la totalidad de sus costumbres y creencias como folclore.

Esta distinción alineó la folclorística estadounidense con la antropología cultural y etnología, utilizando las mismas técnicas de recolección de datos en su investigación de campo. Esta alianza dividida de la folclorística entre las humanidades en Europa y las ciencias sociales en América ofrece una gran cantidad de puntos de vista teóricos y herramientas de investigación para el campo de la folclorística en su conjunto, a pesar de que sigue siendo un punto de discusión dentro del campo mismo.